menú inicial

Análisis espectral de ruidos

Universidad de Córdoba

Escuela Politécnica Superior

               
               

inicio

atrás

adelante

ayuda

 

prop. físicas del ruido

análisis espectral

técnicas de medida

efecto sobre las personas

criterios de evaluación

el medio industrial

el ruido de las ciudades control del ruido control por absorción control por aislamiento controles adm. y con p.p. bibliografía
            

glosario de términos

         


Escalas de ponderación

     La percepción del sonido por el oído humano es un fenómeno complejo, que depende de la frecuencia y del nivel de presión sonora de la onda sonora, no existiendo linealidad entre ambas variables.

 

     Cuando deseamos valorar los riesgos derivados de la exposición al ruido de los trabajadores, tendremos que conseguir que la medida del ruido sea, de algún modo, reflejo de la forma en que el trabajador percibe el ruido.

 

     Esto dio lugar a la obtención de 4 escalas de ponderación denominadas A, B, C, D, que quedan especificadas en la Norma S1.4 de ASA, y han quedado internacionalmente aceptadas a través de la ISO.

Estas escalas se encuentran introducidas en los aparatos de medida (sonómetros) para corregir sus lecturas adaptándolas a la respuesta del oído.

 

     La escala A está pensada como atenuación al oído cuando soporta niveles de presión sonora bajos (<55dB) a las distintas frecuencias. La escala B representa la atenuación para niveles intermedios (55-85 dB) y la C para altos (>85 dB). La D está pensada para muy altos niveles de presión sonora.

 

     El filtro exigido por la Legislación vigente Española y Comunitaria, es el filtro "A" definido en la norma UNE-20464-90 (CEI-651).

 

     Como puede verse en la figura el filtro A tiene una curva de ponderación con una forma tal que se aproxima a la inversa de la curva de ponderación de igual sensación sonora de 40 fonios. Para niveles de 55 dB, se emplea la curva B, inversa de la curva de 55 fonios, y para niveles superiores a 85 dB, la curva C, asimismo inversa a la curva de 85 fonios.

 

 

     En la siguiente tabla se dan los rasgos teóricos para los cuales se deben utilizar las diferentes redes de ponderación, así como las atenuaciones que presentan para las diferentes frecuencias.

 

Frecuencias (Hz) Valores prácticos de la respuesta relativa Valor Teórico Escala A
  A

< 55 dB

B

55-85 dB

C

> 85 dB

 
31.5 -39 -17 -3 -39.4
63 -26 -9 -1 -26.2
125 -16 -4 0 -16.2
250 -9 -1 0 -8.7
500 -3 0 0 -3.3
1000 0 0 0 0
2000 +1 0 0 +1.2
4000 +1 -1 -1 +1.0
8000 -1 -3 -3 -1.1

 

     En efecto, si un sonido de 45 dB y su energía se mide a través de la red de ponderación, según cuáles sean sus frecuencias predominantes, se verán ponderadas ajustándose a la respuesta del oído humano, y obteniéndose con el instrumento una medida que expresa la sensación sonora.

 

     Si el nivel del sonido fuese del orden de 60 dB, se debería emplear la red de ponderación B y la C cuando el nivel fuese superior a 85 dB.

 

     Sin embargo, estudios posteriores, han demostrado que independientemente del nivel, para la mayoría de los ruidos tanto la molestia, como la peligrosidad para el órgano de la audición quedan mejor determinadas cuando se emplea en la medida la curva de ponderación A, por lo que actualmente es de universal utilización.

 

     Para el caso específico de medida de los ruidos producidos por aeronaves, se utiliza, a veces, otra red de ponderación (D), que está basada en criterios de "ruidosidad".

 

     Para evitar confusiones, es imprescindible indicar el tipo de red utilizada al presentar los resultados, incluyendo la letra característica en las unidades. Por ejemplo dB A.

encabezado de página