Introducción a la Espectroscopía

 

 

Newton, en 1666, observó que cuando un rayo de luz natural (luz blanca) pasa a través de un prisma óptico se descompone en otros colores más simples; es decir, el prisma dispersa o separa los colores simples –o luces monocromáticas-que componen la luz blanca o cualquier otra luz compleja –o policromática-.

           

El fenómeno de la dispersión de la luz se debe a que las distintas radiaciones que componen una luz compleja se propagan con distinta velocidad en los diversos medios transparentes y, en consecuencia, experimentan distinto ángulo de refracción. Como  esta velocidad  de propagación es directamente proporcional a la longitud de la onda de la radiación e inversamente proporcional al índice de refracción del medio, resulta que las radiaciones de menor longitud de onda son las más desviadas.

           

Así entre las radiaciones que componen la luz blanca, las rojas (l=6.563 A)

Y las violetas (l= 3969 A) las que más se desvían de su trayectoria inicial.

 

Hasta la segunda mitad del siglo XX, la estructura de una sustancia era determinada usando información obtenida de reacciones químicas. Esta información incluía la identificación de grupos funcionales con ensayos químicos, junto con los resultados de experimentos de degradación en los cuales las sustancias se rompían en otras más pequeñas, o sea, en fragmentos más fácilmente identificables. Un ejemplo típico de este método es la demostración de la presencia de un doble enlace en un alqueno mediante la hidrogenación catalítica y su localización mediante ozonólisis.

 

Después de considerar todas las evidencias químicas disponibles, el químico proponía la estructura candidata ( o estructuras) que estaba de acuerdo con las observaciones. La prueba de la estructura se conseguía al convertir la sustancia en un compuesto ya conocido o mediante su síntesis.

 

Los ensayos cualitativos y las degradaciones químicas como pruebas estructurales han sido suplementadas y en gran medida sustituidas en la química orgánica actual por   métodos instrumentales de determinación de la estructura. Las más destacadas de estas técnicas son la espectroscopía de resonancia  magnética nuclear (rmn), espectroscopía de infrarrojos (ir), espectroscopía de ultravioleta-visible (uv-vis), y la espectroscopía de masas (EM). A pesar de ser distintas, todas ellas están basadas en la absorción de energía por una molécula y todas examinan cómo la molécula responde a esa absorción de energía.

 

Al describir estas técnicas haré énfasis en su aplicación a la tarea de la determinación de la estructura. El análisis sobre la naturaleza de la radiación electromagnética es un aspecto fundamental para entender las bases físicas de las que depende la espectroscopia molecular.

 

 

Fundamentos y simulación

 

Efecto Fotoeléctrico
Dualidad Onda Partícula
Espectro Electromagnético
Tipo de Espectro

Métodos Espectroscópicos

Espectroscopia en el Infrarojo
Espectros visibles y ultravioletas

 

 

 Menu Principal · Página Anterior